Contaminación electromagnética

"Basta de experimentos a gran escala"

"Hay que decir no a los teléfonos móviles y las redes wifi".

"Deben rebajarse millones de veces los límites permitidos de emisiones".

4 millones de españoles podrían manifestar una sensibilidad a los campos electromagnéticos

Por: 
Manu Corral
23.1.2014
Media: 

Olle Johansson es un sueco con aspecto de Sancho Panza y espíritu de Don Quijote. Bonachón y sosegado, con la ciencia como única arma, explica lo que parece que nadie quiere oír, sobre todo la poderosa industria mundial de las telecomunicaciones. 

Durante su reciente visita a Barcelona –invitado por Oikos Ambiental a la Jornada de Técnica sobre Medio Ambiente y Salud, organizada por la Asociación Apquira de afectados por enfermedades ambientales– ha pedido que digamos no a los teléfonos móviles, no a las redes wifi y no a cualquier fuente innecesaria de radiaciones electromagnéticas.

Johansson es médico y trabaja en el departamento de Neurociencias del Instituto Karolinska de Estocolmo, uno de los centros de investigación y enseñanza médica más avanzados del mundo, encargado de decidir el premio Nobel cada año, donde desde 1970 ha realizado numerosos estudios que prueban el efecto nocivo de diferentes tecnologías utilizadas en telecomunicaciones. 

MEDIDAS QUE PODEMOS TOMAR


La doctora Carme Valls-Llobet es uno de los pocos especialistas que en España estudian y tratan las alteraciones causadas por los campos electromagnéticos, así como otros trastornos de tipo ambiental, como la sensibilidad química múltiple. 

Propone las siguientes medidas: 

• Vigilar la presencia de antes de telefonía móvil y torres de alta tensión a menos de 100 metros del domicilio. 

• Que los niños no utilicen los teléfonos móviles ni tabletas con conexión wifi.

• No apoyar los ordenadores portátiles sobre las rodillas o el vientre.

• No utilizar wifi, sino conexiones por cable.

• Alejar los teléfonos inalámbricos de los lugares donde se permanece mucho tiempo, especialmente el dormitorio.

• No utilizar pantallas ni móviles dos horas antes de acostarse. 

En el caso de sufrir síntomas se puede recurrir a suplementos nutricionales: 

• Equilibrar el metabolismo óxido reducción celular, regulando los niveles de tiroxina, magnesio, hierro, zinc, ácido fólico y vitamina B12. 

• Asegurarse de que los niveles de vitamina D en sangre se sitúan entre 66 y 100 n/ml.

• En caso de fatiga, utilizar coenzima Q10 en forma reducida (ubiquinol).

En 1995 se preguntó por primera vez si los teléfonos móviles serían peligrosos y desde entonces no ha dejado de demostrar que efectivamente lo son. Pero sus estudios son sólo una pequeña parte de las 2.000 referencias que mencionó en Bioinitiative 2007, el informe de 600 páginas que elaboró junto con otros 13 científicos para concienciar a la comunidad científica y a la sociedad. La revisión Bioinitiative 2012 sumó 1800 estudios más y alcanzó las 1479 páginas (aquí un resumen en español). 

Según el doctor Joaquim Fernández Sola, del Hospital Clínico de Barcelona, de 470.000 a 4 millones de españoles podrían manifestar una sensibilidad a los campos electromagnéticos, con síntomas como reacciones de la piel, dolor en el pecho, pérdida de memoria, mareos, acúfenos, náuseas, nerviosismo, ansiedad, cansancio o dolor de cabeza. 

Johansson insiste en que la hipersensibilidad no es una enfermedad, sino una reacción del organismo a las radiaciones artificiales y que, en consecuencia, el objetivo no debe ser tanto encontrar una cura como eliminar la causa del problema, o sea, los campos electromagnéticos. La solución no puede ser solo médica, sino política y social: las autoridades deben prohibir las emisiones perjudiciales.

“Las personas están bien y no pueden ser obligadas a dejar su trabajo o a cambiar de casa; se trata de defender sus derechos”, sostiene. 

Las personas electrosensibles son como los canarios de los mineros. Dan la señal de alarma, pero todos sufrimos de alguna manera los efectos de las radiaciones electromagnéticas. La lista de alteraciones es larga y preocupante. 

Johansson fue desgranando en su conferencia de Barcelona, ante médicos y personas afectadas, los posibles efectos negativos de los campos electromagnéticos: asma, trastornos de la piel, melanoma, linfoma y otros tipos de cáncer, permeabilidad cerebral, disminución de la calidad del semen e infertilidad, cambios en las enzimas antioxidantes, estrés, disfunciones del aprendizaje y del comportamiento... Por cierto, Johansson relaciona las dificultades de los estudiantes suecos -una preocupación nacional- con el aumento de ordenadores en las aulas.

La acumulación de pruebas ha llevado a que científicos de vanguardia, reunidos por la Comisión Internacional para la Seguridad Electromagnética (ICEMS) haya aprobado sucesivas resoluciones en Benevento (2006), Venecia (2008) y Londres (2009). 

En estas declaraciones, los expertos independientes afirman que "los campos electromagnéticos actúan a todos los niveles, desde el molecular al epidemiológico" y que en aplicación del principio de precaución debieran "aprobarse nuevas normas que protejan la salud de todos, incluidos las personas más vulnerables". Mientras los cambios legislativos no se producen, "recomiendan limitar el uso de teléfonos móviles y otros dispositivos similares", sobre todo "entre los niños y los adolescentes". 

UN ESPACIO LIBRE DE CONTAMINACIONES


La Jornada técnica sobre Medio Ambiente y Salud, organizada por la Asociación Apquira, en la que participó Olle Johansson, se desarrolló en los locales del Col.lectiu Ronda de abogados laboralistas. Este despacho bien conocido en Barcelona por su activismo cuenta con un Espacio con Valor Ambiental (EVA) donde se ha tratado de eliminar toda fuente de contaminación química y electromagnética en pleno centro de Barcelona. Allí se refugian las personas afectadas.

Diseñado por el experto en bioconstrucción Mariano Bueno y la bióloga Elisabet Silvestre, se ha construido con materiales naturales y ecológicos que adoptan formas biológicas y acogedoras.

Pese a todas las pruebas que aporta Johansson, las autoridades sanitarias continúan haciendo más caso a los estudios que niegan los efectos. Buena parte están pagados por la industria, denuncia. Por eso no es raro que los medios de comunicación mayoritarios aparezcan expertos que defienden la inocuidad de los móviles y las redes wifi y desacreditan toda sugerencia en sentido contrario.  

"En ningún caso se trata de paranoias. Las ratas de laboratorio muestran las consecuencias y no saben leer las revistas ni miran la televisión", dice Johansson socarrón. Además se encuentran los mismos problemas desde Suecia a España y desde Japón a Estados Unidos. Los seres vivos también muestran una serie de reacciones. Por ejemplo, si se deja un teléfono móvil al lado de una colmena, es probable que las abejas huyan. Las hormigas responden alejando las larvas. 

Incluso los estudios que son financiados con dinero público están condicionados por la influencia de las empresas de telecomunicaciones. Un ejemplo fue el estudio REFLEX, que se desarrolló durante 4 años en 12 laboratorios de 7 países, entre ellos España, pertenecientes a la Unión Europea. Su objetivo era demostrar que las emisiones de microondas no fragmentaban el ADN, pero los primeros resultados indicaron que sí lo alteraban, y en lugar de actuar en consecuencia, se dijo que las investigaciones, al ser in vitro, no demostraban totalmente los efectos perjudiciales en humanos... La Unión Europea no quiso poner ni un euro más en esa línea de investigación.

Pedimos disculpas por la calidad de la imagen. El vídeo fue grabado en un lugar que no reunía las condiciones necesarias. Damos las gracias por la colaboración a la Asociación Oikos Ambiental.

¿Cómo afrontar el problema? 

Mientras las organizaciones científicas y los políticos no actúen, Johansson cree cada persona debe informarse y decir no a todas las tecnologías peligrosas: "Si eliminamos la mayoría de gadgets que nos rodean no pasará nada, de verdad, ¡seguiremos viviendo igual! ¡No a más experimentos a gran escala!". No al uso indiscriminado del móvil y otros aparatos como teléfonos inalámbricos o monitores infantiles. No a regalar teléfonos y tabletas a los jóvenes. No a las redes wifi en las escuelas y en las casas. 

Pero no pueden abandonarse las reivindicaciones a los políticos, porque individualmente no podemos controlar lo que hacen los vecinos o las empresas de telecomunicaciones. En su opinión debieran rebajarse "millones de veces" los niveles de emisión permitidos en la actualidad.

“El mundo se mueve inexorablemente hacia uno de esos momentos trágicos que conducirán a los historiadores del futuro a preguntarse ¿por qué no actuaron a tiempo?”, advierte.

"Muchas personas pensarán que para qué hacer nada, pero cuando uno muere debe pensar que ha hecho todo lo posible por los demás", concluye. Estamos seguros de que  al menos Johansson no cejará en la lucha.  

Primeras victorias

• Alemania y Francia han legislado a favor de que en las escuelas se sustituya las redes wifi por cable.
• La OMS clasifica desde 2011 las microondas que se utilizan en telefonía móvil como posible cancerígeno humano por su relación con tumores cerebrales malignos. 
• La Corte Suprema de Casación italiana confirmó la sentencia que consideraba una enfermedad laboral el cáncer de un trabajador que debía hablar continuamente por el teléfono móvil.
La resolución 1815 del Consejo de Europa pide a los gobiernos europeos que prohiban los móviles y las redes wifi en las escuelas.  
• Suecia reconoce la electrosensibilidad como una discapacidad. 

VÍDEOS: 
Lectura completa de Olle Johansson en Barcelona
Que es la electrosensibilidad y cómo protegerse, entrevista a Olle Johansson 
"Internet vía wifi, un peligro", por Oikos Ambiental

Más información: 
ASOCIACIÓN APQUIRA
ASOCIACIÓN OIKOS AMBIENTAL

Artículos relacionados:
La amenaza electromagnética 

Añadir nuevo comentario

Normas de uso

Artículos Relacionados

Salud ambiental
Por
El Correo del Sol

Reduce un 3% la tasa de desarrollo intelectual y afecta la memoria y la capacidad de atención. 

Denuncia
Por
Manu Corral

Un estudio español demuestra la presencia elevada de compuestos tóxicos en el caucho que se utiliza en zonas de juego infantiles.

Una entrenadora de los Estados Unidos denuncia la incidencia anormal de cáncer entre las jugadoras. 

Existen alternativas más seguras.

Niños
Por
El Correo del Sol

También aumenta el riesgo de retrasos en el desarrollo y bajo cociente intelectual.

Alejarse del tráfico y seguir una dieta sana rica en alimentos vegetales frescos ayuda a prevenir las alteraciones.

Empresa destacada

Valoración:
4.75
Dirección:
Muntaner, 45, 2-1
08011 Barcelona , Barcelona
España
Barcelona ES
Teléfono: 629730840

El Centre Gerard Arlandes es un lugar para el recogimiento gozoso, el reencuentro optimista y el acopio de fuerzas físicas, mentales y espirituales. El espacio ideal para recuperar serenidad, sosiego, silencio, tono, ánimo, armonía y fortaleza interior.

Ofrecemos clases de Chikung, Taich