Hazlo tú mismo

Cómo hacer un jardín vertical de reciclaje

Jardines verticales como los diseñados por Willem van Cotthem son una excelente opción para cultivar en espacios urbanos, terrazas y balcones.

Por: 
Manuel Núñez y Claudina Navarro
Media: 
Willem van Cotthem en el jardín de su casa en Bélgica. /WILLEM VAN COTTHEM

MÁS INFORMACIÓN EN INTERNET


Encontrarás información muy detallada sobre cómo construir un jardín vertical de reciclaje y otras ideas para cultivar en recipientes reciclados en el blog de Willem Van Cotthem Container gardening y en su Facebook http://www.facebook.com/willemvancotthem.

Los jardines verticales parecen propios de edificios de diseño cuyo objetivo es impresionar más que otra cosa. Parecen costosos, delicados y difíciles de cuidar, lejos de la eficiencia que se supone a un huerto o un jardín ecológico. Sin embargo, en realidad constituyen una opción muy interesante para aquellos espacios en los que no podemos disponer de suelo para plantar y sirven para dar vida a paredes anodinas. De hecho, forman parte de una nueva horticultura que ya no está atada a la tierra y se adueña de espacios urbanos, terrazas, balcones, ventanas y habitaciones.  

Lo mejor es que para crearlos no hace falta recurrir a un estudio de arquitectura. Con unas cuantas botellas de plástico y un poco de maña, se puede levantar una pared verde que no deja indiferente. El profesor Willem Van Cotthem, un investigador especializado en la lucha contra la desertización, ha ideado un jardín vertical que solo requiere botellas de plástico como tiestos para todo tipo de plantas. La gran ventaja de su sistema frente a otros diseños es que minimiza el consumo de agua y no necesita la instalación de bombas eléctricas.

La idea "clásica

Los jardines verticales siguen un esquema simple de tres componentes:
El soporte. Normalmente se construye en metal, aunque una madera adecuadamente tratada puede soportar la humedad.
Un respaldo, que puede ser una lámina de plástico o una rejilla de acero inoxidable. Debe quedar un pequeño espacio entre el respaldo y la pared para protegerla de la humedad y para airear el cultivo.
El material donde enraizan las plantas, que suele ser un panel de fieltro, estopa o fibra de coco.

En los espacios interiores, se suma un colector de agua en la parte inferior del soporte y una bomba para hacerla subir hacia la parte superior y distribuirla por todo el fieltro por gravedad. También se puede instalar un sistema por goteo que recorra el espacio de fieltro. Si el jardín vertical se ubica en el exterior, se puede regar con manguera.

Material necesario

La propuesta de Willem Van Cotthem se beneficia de sus estudios sobre los contenedores de plástico, un material ambientalmente problemático cuyo mejor destino es la reutilización y donde casi todas las plantas pueden desarrollarse sin problemas. Es más, resulta un material adecuado por su ligereza y porque retiene el agua. Para construir el jardín vertical de Cotthem, solo necesitamos:
Una tabla de 1,5 m de ancho por 2,5 m de alto.
20 botellas de plástico de 1,5 l.
20 alcayatas y 20 hembrillas cerradas, ambas de la medida 20x80.
20 trozos de alambre o cuerda, cada uno con una longitud algo mayor al perímetro de las botellas.

Fabricación del panel

Para convertir las botellas en tiestos, se corta la parte cónica superior y, con un  cúter o unas tijeras, se realiza un corte en dirección al cuello. Este corte servirá para que se filtre el agua.
En el fondo de la botella, se hace un agujero de 2 cm de diámetro. Se coloca el cono –que facilita tanto la entrada del aire como la salida del agua– en el fondo de la botella y se llena de sustrato para macetas bien compactado, hasta 5 cm del borde superior.
A continuación, hay que humedecer bien la tierra y plantar la semilla.
Se fijan a la madera las 20 hembrillas y las 20 alcayatas que aguantarán las botellas, teniendo en cuenta que las alcayatas las sujetarán por debajo, introduciéndose en el agujero de drenaje, y que las hembrillas servirán para pasar el alambre o la cuerda alrededor del cuerpo de las botellas.
Conviene fijar fuertemente con tirafondos el jardín vertical a una pared protegida del viento y que reciba la luz del sol solo durante parte del día, para disminuir la evaporación y, por lo tanto, reducir las necesidades de agua.

Páginas

Comentarios

rhoily (no verificado)
Mar, 22/04/2014 - 14:31

quiero todas las ideas para hacer unos huertos en mi casa

Páginas

Añadir nuevo comentario

Artículos Relacionados

Reciclaje
Por
El Correo del Sol

La compra de segunda mano refleja las tres “R” que definen la manera de vivir ecológica: Reducir, Reciclar, Reutilizar.

La ética y la estética de lo usado son valores que debemos reivindicar. 

Consumo
Por
El Correo del Sol

La tinta de impresora es uno de los líquidos más caros del mundo, a 4.000 euros el litro.

Kits de recarga y cartuchos reciclados son opciones más baratas que los originales.

La realidad paralela
Por
Carlos Fresneda

John Newson, educador ambiental inglés, logró acabar 2012 habiendo generado solo una bolsa de 10 kilos de residuos.

Empresa destacada

Valoración:
5
Dirección:
Vallespir, 37
08014 Barcelona , Barcelona
España
Barcelona ES
Teléfono: 948185500

En Dippner, nos dedicamos a la fabricación y venta de calzado ergonómico de descanso destinado a profesionales y particulares, a través de tiendas especializadas y ahora también a través de la red.

 

HISTORIA

 

El calzado Dippner debe su nom