Cómo reciclar “hacia arriba” los mares y los ríos

0 comentarios

Javier Goyeneche, creador de Ecoalf, se ha propuesto reciclar los residuos que invaden los mares y convertirlos en materia prima de moda sostenible. 

Javier Goyeneche
Javier Goyeneche, creador de Ecoalf, iniciativa de moda sostenible / Carlos Fresneda

A Javier Goyeneche le invitaron a subirse a un barco de pesca para ver lo que se está cociendo en los océanos. Pocas imágenes son tan impactantes como la de los peces boqueando en un mar de basura, atrapados en las redes. Es el pan de cada día entre los pescadores del Mediterráneo: en el 2050 puede haber más plástico que peces en nuestros mares…

Goyeneche (Madrid, 1970) es más bien marinero en tierra, pero su querencia por el Mare Nostrum le viene de los veranos en Menorca, donde ocasionalmente se hace también visible ese mar paralelo de plástico que estamos creando. Todos los años, más de ocho millones de toneladas de basura acaban en los océanos. Algo habrá que hacer para evitarlo.

“El mar no pertenece a nadie y todo lo puede tragar: esas son las dos premisas con las que hemos funcionado hasta ahora”, advierte el emprendedor madrileño. “La realidad es bien distinta: el mar nos pertenece a todos y hay que protegerlo, porque es el gran regulador de la vida en la Tierra”.

“Porque no hay planeta B” es el lema de la marca de moda sostenible Ecoalf, creada por Javier Goyeneche en el 2009 (con guiño incluido a su hijo Alfredo en el nombre). Después de triunfar y tocar techo en plena crisis en el mundo de la moda “convencional” con Fun & Basics, Goyeneche decidió dar un golpe de timón a su trayectoria profesional y ponerse a la proa de la “otra” moda posible, con el uso de tejidos a partir de material reciclado.

Hilo sostenible a partir de plástico, neumáticos y algodón postindustrial

Botellas de plástico PET, redes de pesca, posos de café, neumáticos o algodón postindustrial son algunas de las “materias primas” que utiliza Ecoalf para hacer camisetas, abrigos, pantalones, chanclas o zapatos, con el doble reto de un diseño atractivo (“que no salte a la vista que lo que hay detrás es material reciclado”) y a un precio asimilable (“siendo siempre fieles a compromiso ético y ecológico”).

“Conseguir un hilo de calidad a partir de una red de pesca requiere tan solo siete pasos químicos, en contraste de los 17 que hacen falta a partir del petróleo”, recalca  Goyeneche, que recuerda como Ecoalf ha sido capaz de fabricar más de 50 tejidos distintos a partir de material reciclado. “No solo estamos ahorrando recursos, sino también agua y energía, y evitando emisiones”.

En el 2015, influido por aquella inolvidable salida al mar con los pescadores, Goyeneche fue aún más allá y decidió impulsar al campaña “Upcycling the Oceans”, con la misión que parecía casi imposible: rescatar el plástico del mar y convertirlo en “escamas” para la fabricación de hilo…

“¿Por qué te vas al mar a buscar el plástico si lo puedes encontrar en tierra?”, le preguntaron al fundador de Ecoalf. “La respuesta más obvia es: porque me gustan las cosas complicadas… Sacando plástico del mar solucionas al mismo tiempo dos problemas: la contaminación y la escasez de recursos”.

Colaborarán 900 barcos de 50 puertos mediterráneos

Durante el primer año, “Upcycling the Oceans” logró rescatar 59 toneladas de residuos en el Mediterráneo. El proyecto creado por la Fundación Ecoalf (en colaboración con Ecoembes) se inició con 160 barcos de pesca en el Levante y aspira a llegar a los 900 en los próximos meses, con más de 50 puertos involucrados, de Tarragona hasta Huelva. La meta es recuperar este año hasta 190 toneladas de residuos.

Pero el sueño de Javier Goyeneche, invitado de honor a la Conferencia Our Oceans en el 2016, es extender la campaña a todo el Mediterráneo convertido en referencia mundial del “reciclaje hacia arriba” en los mares. El Gobierno de Tailandia se ha interesado en replicar el proyecto en sus costas, y en Estados Unidos (con colaboraciones con Apple, Barneys, Starbucks, Goop o Good Hunting) hay un doble interés comercial y ecológico con la aventura de Ecoalf, que tiene el ancla en tierra adentro: la madrileña calle de Hortaleza.

Allí, entre sus incontables idas y venidas, Javier Goyeneche nos avanza la segunda y  ambiciosa fase del proyecto: “Upciycling the Rivers”… “Todos los años se generan más de ocho millones de toneladas de “basura marina”, y el 80% llega de tierra, a través de los ríos. La idea es recoger los plásticos antes de que lleguen a los océanos, y se conviertan en microplásticos, y se incorporen a la cadena trófica a través de los peces, lo cual empieza ya a ser un gran problema ambiental y de salud”.

“Reciclar “hacia arriba” los mares y los ríos va a requerir un gran esfuerzo colectivo”, advierte Goyeneche, que lamenta la falta de respaldo oficial que su idea ha tenido hasta ahora en nuestras tierras. “Esperemos que España pueda llegar a liderar este impulso mundial, si contamos con el apoyo necesario”.

“Liberar” las playas y los mares de basura

En 47 puntos costeros costeros de 21 provincias (incluidas dos playas fluviales de interior), más de 1.200 voluntarios colaboran estos días en una singular operación para “liberar” los mares de basura. De la Playa del Levante en Barcelona a la Puta del Hidalgo en Tenerife, pasando por la del Rincón de la Victoria (Málaga), la playa de Albir (Alicante) o Matalascañas (Huelva) serán “peinadas” de aquí al 8 de octubre.

No se tratará solo de limpiar las costas, sino de recopilar todos los datos posibles sobre los residuos: rastrear su procedencia, intentar saber cómo han llegado hasta allí y lanzar campañas de prevención, concienciación y sensibilización en todos los sectores implicados.

“Durante muchos tiempo se pensó que el mar era una fuente de recursos inagotable, que esa gigantesca masa de agua lo aguantaría todo”, recalca Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, que impulsa la iniciativa “Libera”. “En las últimas décadas, lo hemos convertido en un estercolero, y de ello nos alertan las aves marinas, que son el gran indicador del estado de salud de los océanos”.

“Especies como la pardela balear, el ave más amenazada de Europa y que podría extinguirse en las próximas décadas, dejan clara la urgencia de encontrar soluciones”, advierte Asunción Ruiz. “La solución contra la contaminación por plástico parar por liberar de basura el bar y eliminar los vertidos. Debemos lograr un modelo de residuos cero”.

Oscar Martín, consejero delegado de Ecoembes, que lidera también la campaña “Un metro cuadrado por las playas y los mares”, pone en el ojo de mira en la práctica extendida del “littering”: arrojar basuras en la naturaleza. “Tenemos que conseguir un cambio en las conductas de los ciudadanos para evitar las devastadoras consecuencias que este problema está causando sobre la biodiversidad de nuestro país”, asegura Martín.

La información sobre el volumen, la cantidad y la tipología de las basuras obtenida durante la campaña “Un metro cuadrado por las playas y los mares” serán integrados en la base de datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. La operación en las costas es una prolongación de la campaña “Un metro cuadrado por la naturaleza” que logró recuperar más de 30 toneladas de basura en 175 “batidas” de voluntarios por espacios naturales el pasado 17 de junio.

Libera

Archivado en: