Crecimiento personal

El arte de volar unidos

La actitud personal tiene una gran repercusión en el grupo, por eso, para conseguir grandes metas personales y profesionales, es importante saber soñar y actuar por el bien del colectivo.

Por: 
Francesc Miralles
Media: 
Archivado en: 

En los últimos años se han publicado innumerables trabajos sobre el éxito individual, así como todo tipo de métodos para cimentar la carrera profesional, mejorar la propia economía o encontrar pareja. Sin embargo, muchos de los retos a los que nos enfrentamos a lo largo de la vida son colectivos.

Cada familia es un equipo cuyo rumbo depende de la armonía entre sus miembros. De la misma manera, aunque a veces queramos desentendernos de ello, también una empresa es una nave donde el destino de sus tripulantes está entrelazado. El pueblo o ciudad donde vivimos, e incluso el planeta entero, es un proyecto conjunto en el que cada acción suma o resta futuro para todos.

Confiar en uno mismo es clave para poder confiar en los demás y llevar a cabo proyectos comunes

Desde un prisma más inmediato, diariamente estamos en contacto con otras personas y decidimos en cada momento la calidad de la relación que establecemos con ellas. Y más en tiempos difíciles como los actuales, ya que ahora se hace todavía más importante confiar y generar confianza para vuelos que precisan de la participación de toda una bandada.

Las claves del éxito

El periodista y escritor Martí Gironell, Josep Lagares y Josep Tàpies nos hablan en su libro Plan de vuelo de una experiencia en el desierto de Arizona. Trescientos paracaidistas consiguieron batir un récord aparentemente imposible: volar unidos en caída libre y en formación durante tres segundos. Aunque, de entrada, parece muy poco tiempo, lo cierto es que la caída a 200 kilómetros por hora convierte en una empresa más que difícil que tal número de paracaidistas logren coordinarse y permanecer unidos. De hecho, ésa es la razón por la que nunca antes se había logrado.

Al estudiar el caso, los autores del libro descubrieron que las claves del éxito estuvieron en factores como:
 La flexibilidad de cada uno para adaptarse a un entorno imprevisible.
 La capacidad de resolver los pequeños conflictos que se van generando a lo largo de la aventura.
Saber mantener la estabilidad y el rumbo según el plan trazado.
 Mantener una visión de conjunto siempre en el horizonte.
 El compromiso del equipo para introducir mejoras por el bien común.

Para llevar a cabo un proyecto que dependía de personas muy diferentes entre sí, además del horizonte compartido, fue necesaria una mentalidad abierta en un proceso que supuso una adaptación constante. Precisamente, el pensador Thomas Dewar utiliza una metáfora para referirse a esta actitud inspirada en el mundo del vuelo: “La mente es como un paracaídas, sólo funciona si está abierta.”

Odiseas domésticas

En su libro, Martí Gironell traslada la gesta de estos 300 paracaidistas en Arizona al ámbito de la familia y de los amigos, que son normalmente los que nos sirven de paracaídas en los momentos difíciles. Cada vez que una situación parece empujarnos al vacío o dejamos el terreno conocido para dar un salto hacia lo inexplorado, nuestro entorno afectivo nos aporta apoyo y seguridad. En palabras del propio autor: “El paracaídas que nos procuran la familia y los amigos está formado, por una parte, de una campana de lona que nos envuelve y protege y, por otra, de una trama de cuerdas y nudos. Estos vínculos han de estar bien atados para que el artefacto se despliegue con garantías y desafíe el aire. Si los vínculos y los lazos afectivos son fuertes, robustos y sinceros, el paracaídas no sólo se aguanta, sino que aterrizará en el mejor de los campos.”

Una actitud sana hacia uno mismo repercute en el resto del grupo

Ahondando en este símil, podemos plantearnos cómo reforzar esos vínculos que tanto cuestan de crear y que, por desgracia, se quiebran tan pronto cuando aparece un conflicto en nuestras vidas. Sea una familia, un grupo de amigos o una empresa, para mantener en buen estado los lazos que forman ese paracaídas, conviene respetar las siguientes normas básicas:

Dejar de pensar según las necesidades individuales para englobar el bien del colectivo. Como dijo J.F. Kennedy en un célebre discurso: “No preguntes lo que América puede hacer por ti, sino qué puedes hacer tú por América y por la libertad del ser humano.”
Practicar la empatía que nos permite ponernos en el lugar de otros para entender su punto de vista, sus problemas y limitaciones. Ese viaje hacia la otra persona es lo que lubrica y mantiene en buen estado las cuerdas del paracaídas.
 Eliminar de nuestro discurso cualquier rastro de negatividad, ya que su contagio se propagaría en el grupo como una plaga. Del mismo modo, nunca debemos secundar críticas de unos miembros hacia otros, sino promover que las personas implicadas traten directamente el problema.

El economista Álex Rovira insiste en sus conferencias, dirigidas fundamentalmente a empresas, en la importancia de una visión compartida y unos objetivos comunes –exteriores e interiores– para que el proyecto de todos pueda levantar el vuelo. Según el escritor, “la pregunta esencial que prácticamente nunca nos hacemos cuando trabajamos en equipo es: ¿qué nos une? Cuando emprendemos una aventura juntos, cualquiera que sea, es esencial saber cuál es su sentido y su trascendencia. Es necesaria una visión compartida para que se generen sinergias y la cooperación sea posible. Un viejo adagio dice que puedes obligar a otros a que te oigan, pero no a que te escuchen; puedes obligarlos a que te aplaudan, pero no a que se emocionen; puedes obligarlos a que te cuenten un secreto, pero nunca obtendrás su confianza.”

Debemos eliminar cualquier rasgo de negatividad para no contagiar a los otros

Ahora bien, tan importante como descubrir qué nos une a los demás, es saber qué nos separa de las personas con las que compartimos, día a día, las mejores horas de nuestra vida. El miedo a que otros ocupen nuestro lugar está detrás de muchos casos de mobbing y, lamentablemente, también de numerosos episodios de violencia de género. Lo que revela esta fobia es una baja autoestima de quien la padece: la persona se siente vulnerable y prescindible; por lo tanto, opta por la agresividad para defender lo logrado. En realidad, con esa actitud lo único que conseguimos es desacreditarnos ante los demás.

En vez de proyectarnos al futuro con escenarios de pérdida, lograremos más seguridad si volvemos a la pregunta fundamental: ¿qué nos une?

Lo bueno de compartir ideas

En un Primer Mundo que ha visto cómo las fábricas se deslocalizan para abaratar costes, nuestro patrimonio para salir adelante son las ideas. Occidente no puede producir más barato que las economías emergentes, pero puede vender innovación para satisfacer nuevas necesidades en un planeta cada vez más complejo.

Puesto que hablamos de volar en equipo, el gran reto sigue siendo cómo lograr que las ideas, nuestra mejor divisa, no se estanquen en recipientes individuales, sino que se fecunden entre sí, asociándose unas a otras como los paracaidistas de Arizona.

Un maestro en la difusión y comercialización de nuevas ideas, Richard Branson, opina que “la clave de una empresa creativa es escuchar todas y cada una de las ideas que surgen de los empleados y ofrecerles nuestro feedback para que se sientan valorados”. Cuando esa corriente creativa no funciona, los empleados más valiosos acaban abandonando la nave debido a la frustración que les produce no ser escuchados. Por eso es tan importante la interacción en todos los niveles de una organización que, al final, depende del impulso de cada uno de sus miembros.

La puesta en común de ideas, en cualquier caso, no siempre es fácil. Incluso en las empresas en las que los cargos directivos favorecen este tipo de comunicación, pueden producirse fricciones. Es lo que sucede cuando, por ejemplo, el autor de una idea ve cómo ésta es rechazada por un jefe o por todo el grupo. Si lo tomamos de manera personal, podemos confundir el rechazo a una idea con el rechazo hacia nuestra persona, con lo cual, es bastante fácil que volvamos a las posiciones defensivas que no dejan fluir el talento.

De lo que no hay duda es de que para que un equipo haga cosas importantes, los tripulantes deben sentirse valorados individual y colectivamente.

Añadir nuevo comentario

Normas de uso

Artículos Relacionados

Crecimiento personal
Por
Cecilia Nova

Hablamos de energía y sanación con Gemma Sellarés, creadora del método Sanaxial.

Crecimiento personal
Por
Francesc Miralles

Frente al hábito continuado de relaciones de ‘usar y tirar’, una perspectiva a largo plazo nos permite gozar de la relación de pareja en toda su profundidad.

Espiritualidad
Por
Cecilia Nova

Eric Pearl viaja por todo el mundo enseñando Sanación Reconectiva, una manera de conectar con una energía inteligente que, asegura, se nos brinda a todos nosotros en forma de frecuencias sanadoras.

Empresa destacada

Valoración:
4.75
Dirección:
Av. Mª Garcini 16, P.I.
28860 Paracuellos del Jarama , Madrid
España
Madrid ES
Teléfono: 916 580 201

Fabricante, envasador y distribuidor de Alimentación Ecológica y Complementos Dietéticos


Misión

Dedicados a ofrecer una amplia gama de productos ecológicos de la más alta calidad, nutricionalmente ricos, sanos y equilib