La historia del cambio, de Annie Leonard

30.1.2013
0 comentarios

El último vídeo de Annie Leonard reclama que los agentes del cambio son los ciudadanos, no los consumidores. 

La historia del cambio.

Por Annie Leonard

En la primera temporada de The Story of Stuff (La Historia de las Cosas) vimos un sistema que crea, de largo, demasiadas cosas que no queremos y muy poco de lo que realmente sí queremos. Ahora vamos a empezar a la historia que hay detrás de The Story of Stuff. Esto nos permitirá encontrar vías para cambiar la situación que nos envuelve. Bienvenidos a la temporada 2: La Historia del Cambio. Porque los ciudadanos (y no los consumidores) tienen la llave a un mundo mejor.

Desde que me enteré de dónde vienen realmente nuestras cosas, -y cómo este sistema está destrozando pueblos y el planeta entero-, he estado tratando de averiguar cómo podemos cambiarlo.

He leído un montón de libros: 100 maneras de salvar el planeta sin salir de casa, 50 Cosas Sencillas que usted puede hacer para salvar la Tierra, El Pequeño Libro Verde de las compras.

Pensé que podrían tener las respuestas, pero todos sus consejos empiezan aquí: con la compra de algo mejor [iii], y todos terminan aquí: con el reciclaje de todas esas cosas cuando haya acabado con ellas.

Pero cuando se trata de hacer un cambio, esta historia de "volvernos verdes", -a pesar de que la vemos en todas partes-, tiene algunos defectos graves.

Dicen que si me convierto en un comprador más inteligente, y les digo a mis amigos que hagan lo mismo, ya habré hecho mi parte. Y si no compro todas estas cosas verdes, entonces es culpa mía que el planeta esté siendo destruido.

Espera un minuto, ¿mi culpa? 

Yo no elegí poner productos tóxicos en los estantes de las tiendas, o permitir el trabajo esclavo en las fábricas de todo el mundo. Yo no escogí llenar las tiendas de aparatos electrónicos que no se pueden reparar y tienen que ser tirados [viii]. Yo no elegí un mundo en el que algunas personas pueden darse el lujo de llevar un estilo de vida verde, dejando al resto de nosotros como irresponsables demoledores del planeta!

Por supuesto, cuando hacemos la compra deberíamos adquirir los productos menos tóxicos y más justos que podamos, pero no son los malos compradores, -aquí-, que son la fuente del problema, es la mala política y las malas prácticas comerciales, -aquí. Y es por eso que las soluciones que realmente necesitamos no están a la venta en el supermercado.

Si realmente queremos cambiar el mundo, no podemos hablar sólo de los consumidores que votan con cada dólar. El cambio real ocurre cuando los ciudadanos se unen para exigir reglas que funcionen.

Mira, es importante tratar de vivir con un estilo verde. Como dijo Gandhi, "sé el cambio". Viviendo nuestros valores en pequeñas cosas cotidianas nos muestra a nosotros mismos y a los demás que nos importan. Así que es un gran lugar para empezar.

Pero es un terrible lugar para detenerse. Después de todo, ¿sabríamos siquiera quién fue Gandhi si él hubiera cosido su propia ropa y luego se hubiera sentado a esperar que los británicos abandonaran la India?

Entonces, ¿cómo hacemos un gran cambio?

Para responder a esta pregunta, volví y me fijé en Gandhi, en el movimiento anti-apartheid en Sudáfrica, en el Movimiento de Derechos Civiles estadounidense, y en las victorias ambientales aquí en la década de 1970. No se limitaron a darle la lata a las personas para perfeccionar las decisiones de su día a día. Cambiaron las reglas del juego.

Resulta que se encuentran tres cosas cuando la gente se reúne y realmente quiere cambiar el mundo.

En primer lugar, comparten una gran idea de cómo las cosas podrían ser mejores. No sólo un poco mejor para algunas personas, sino mucho mejor para todos. Y no sólo juguetean alrededor de los límites, sino que van directamente al corazón del problema, incluso cuando hay que cambiar los sistemas que no quieren cambiar. ¡Y eso puede dar miedo!

Hey, millones de nosotros ya compartimos una gran idea de cómo las cosas pueden ser mejores. En lugar de esta economía dinosaurio que se centra únicamente en las ganancias corporativas, queremos una nueva economía que proporciona productos seguros, hace feliz a la gente y cuida la salud del planeta primero. ¿No es que lo que una economía debe ser?

Tratar de vivir eco-perfectamente en el sistema actual es como tratar de nadar contra corriente, cuando la corriente nos está empujando a todos hacia otro lado. Pero al cambiar lo que nuestra economía prioriza, podemos cambiar la corriente para que lo correcto se convierta en la cosa más fácil de hacer.

En segundo lugar, los millones de personas comunes y corrientes que hicieron estos cambios extraordinarios no trataron de hacerlos solos. No se limitaron a decir: "Voy a ser más responsable." Dijeron: "Vamos a trabajar juntos hasta que el problema está resuelto."

Hoy en día es más fácil que nunca trabajar juntos. ¿Te imaginas lo difícil que era hacer llegar un mensaje en la India en 1930? Ahora lo podemos hacer en menos de un segundo.

Y, por último, estos movimientos lograron el cambio porque tomaron su gran idea y su compromiso de trabajar juntos, y luego se pusieron en acción

¿Sabías que cuando Martin Luther King junior, organizó su marcha sobre Washington, menos de un cuarto de los estadounidenses lo apoyaron? Pero eso fue suficiente para provocar el cambio, porque los partidarios pasaron a la acción, hacían cosas. Hoy en día el 74% de los estadounidenses apoyan leyes más estrictas sobre los productos químicos tóxicos [xxviii]. El 83% quieren leyes de energía limpia. El 85% piensa que las empresas deben tener menos influencia en el gobierno. 

La suma de una gran idea + la gente trabajando conjuntamente + pasar a la acción. Fotograma de The Story of Change. Fuente: The Story of Stuff

Tenemos la gran idea y el compromiso. Sólo que aún no lo hemos convertido todo en una acción masiva. Y ésta es nuestra única pieza que falta. Así que vamos a hacerlo.

Hacer realidad el cambio real necesita a todo tipo de ciudadanos, no sólo a los manifestantes. Cuando te das cuenta de lo que es bueno y lo que te gusta hacer, conectar, no parece tan difícil. Lo que sea que tengas para ofrecer, un futuro mejor lo necesita.

Así que pregúntate a ti mismo: "¿Qué clase de agente de cambio soy yo?" Necesitamos investigadores, comunicadores, constructores, opositores, alimentadores y trabajadores de redes.

En StoryofStuff.org, puedes explorar estos tipos de agentes de cambio y encontrar tu primero o tu próximo paso para involucrarte en la acción.

Ser un ciudadano comprometido comienza con la votación. Esa es una de las cosas básicas que todo el mundo simplemente tiene que hacer. Pero se vuelve mucho más emocionante, -y divertido-, cuando ponemos nuestras habilidades e intereses personales trabajando junto a miles de personas.

Sé que cambiar todo un sistema económico es un desafío enorme. No es fácil ver el camino claro de dónde estamos hoy a dónde tenemos que ir. ¡Y no hay diez cosas simples que podemos hacer sin levantarnos de nuestros sofás!

Pero el camino tampoco comenzó claramente para todos esos chicos tampoco. El Doctor King dijo: "La fe es dar el primer paso, aunque no veas toda la escalera."

Así que trabajaron duro para organizarse, practicaron los pequeños actos que construyen la musculatura ciudadana, y mantuvieron su enfoque en su gran idea, -y cuando fue el momento adecuado, estaban listos.

Ha llegado el momento para nosotros de estar preparados también, listos para hacer el cambio y escribir el siguiente capítulo en la historia de las cosas.

Vía: www.storyofchange.org