Málaga, capital de la “nueva” economía

20 Abril 2017
0 comentarios

El Foro NESI convierte la ciudad andaluza en el punto de encuentro de la innovación social.

Todos los caminos conducen a Málaga. La capital de la Costa del Sol aspira a fundir las nieves de Davos y a convertirse en el epicentro de la nueva economía y de la innovación social, del 19 ald 21 de abril y de la mano del Foro NESI. Lo que empezó como una misión casi imposible –reunir bajo el mismo techo el pandemónium de las “otras” economías- ha terminado cuajando en una encrucijada internacional con representantes de 40 países que aspiran a hacer historia con un manifiesto conjunto.

De la economía circular a la colaborativa, de la economía solidaria a la del bien común, de la economía verde a la "azul", pasando por el comercio justo, el emprendimiento social, la red de transición o el decrecimiento... El extenso abanico de la nueva economía se ha abierto como nunca antes en  la ciudad andaluza, que aspira a ser punto permanente de encuentro de las alternativas.

“Málaga será recordada como el punto de inflexión de un capitalismo marchito y agotado a una nueva economía al servicio de las personas y del planeta, con independencia del nombre que queramos dar a ese modelo”, vaticina Diego Isabel La Moneda, el emprendedor palentino que ha servido de catalizador del encuentro, a través del Global Hub por el Bien Común.

Foro de la Nueva Economía, gente que se une

“Tenemos demasiadas etiquetas y nos falta acción”, reconoce el belga Gunter Pauli, impulsor del concepto de “economía azul”, en el momento de ejercer la autocrítica. “Hemos tenido demasiada gente con el interés de promocionar su marca, pero nos han faltado iniciativas que cambien realmente las estadísticas… Más que unificar o integrar una visión, lo que hace falta es que la gente se una y pase a la acción, en una escala y una velocidad que nos permitan trasformar la sociedad”.

 
Gunter Pauli, promotor de la "economía azul".
 

Pauli será uno de los ponentes estrella del Foro de la Nueva Economía, Sociedad e Innovación (NESI), donde contará sus dos largas décadas de experiencia como multiemprendedor, plasmada en más de 200 proyectos en marcha con la bandera de la economía azul… “Lo que estamos demostrando es que todas las empresas pueden ser sociales, ecológicas y competitivas. El cambio se produce porque la gente se da cuenta de que hay otra manera de hacer las cosas, al margen del contexto político. La crisis ha servido en el fondo para hacernos ver que hay muchas oportunidades”.

“Muchos pequeños cambios son necesarios para iniciar la transformación, pero no son suficientes”, reconoce por su parte el austríaco Christian Felber, artífice de la Economía del Bien Común (EBC), que ha diseminado por más de 40 países las semillas de un modelo alternativo que propugna incorporar el factor humano y los “valores” a la economía de mercado.

“La EBC aporta una visión coherente de una economía, una sociedad y una democracia con la que mucha gente sueña, pero que no se puede aún implementar a gran escala con el actual sistema”, admite Felber. “La Carta NESI de Málaga será una pieza básica del rompecabezas, que nos ayudará a avanzar en nuestra visión compartida y que motivará a muchas más personas a implicarse en el trabajo colectivo y creativo de una economía sostenible, justa y solidaria”.

Obejtivos: sostenibilidad y cooperación

Albert Cañigueral, conector de OuiShare para España y América latina, rompe una lanza por “la diversidad de aproximaciones de las otras economías” y asegura que ésa es la garantía “de un ecosistema más rico, diverso y resiliente”. “Pero es necesario crear más puentes y vías de cooperación más estables entre las diversas propuestas”, adviete. “Entre todos, tenemos que encontar ese terreno común que represente una alternativa mejor al actual sistema capitalista”.

 
Diego Isabel La Moneda, organizador de Nueva Economía, Sociedad e Innovación (NESI).
 

Pensando precisamente en todo lo que comparten las otras economías fue como acabó fraguando la idea del Foro NESI en la mente inquieta de Diego Isabel La Moneda, que resume tal que así la puesta en común: “Objetivo: la sostenibilidad. Premisa: mejorar la vida de las personas. Método: la colaboración”.“El proceso unificador no ha sido sencillo”, reconoce tras incontables viajes, cafés y desvelos. “Siempre existe una cierta competitividad entre ellas. Algunas que llegaron antes, como la Economía Social, ven con cierto recelo los nuevos modelos. La economía colaborativa presenta grandes oportunidades, pero también el riesgo de ser una nueva versión del capitalismo más extractivo si no se fundamenta en valores. Las propuestas más ecológicas, como la economía circular o la economía azul, siempre tienen la amenaza der ser usadas como “greenwashing” por las grandes compañías”.

El encuentro de Málaga llega en un contexto político poco propicio, con el triunfo del Brexit, el auge del populismo y el temor a una marcha en cuestiones ambientales. “Pero a mí me gusta recordar que el momento de máxima oscuridad es precisamente antes del amanecer”, advierte Diego Isabel La Moneda. “Ante el miedo, nuestra condición humana nos hacer juntarnos con aquellos más cercanos, ya sea la familia, la tribu o la nación. La crisis de confianza hacia las instituciones o las grandes empresas están siendo compensadas por una aumento de las relaciones “peer to peer”, a nivel local o a través de internet. Esta es la base en la que podremos contruir una nueva economía y también nuevas propuestas políticas”.

El “hereje” de las finanzas Brett Scott abrirá fuego en Málaga en el capítulo de Repensar el Dinero. Peter Holbrook, al frente de Social Enteprise UK, hablará cómo “remodelar” las organización para ajustarlas a los nuevos tiempos. Juan Del Río, de la Red de Transición de España, intervendrá en el bloque de “Gobalización y Localización”. Yuan Yang, de Rethinking Economics, hablará de cómo llevar el cambio de paradigma al obsoleto sistema educativo… El Palacio de Congresos de Málaga se convertirá durante cuatro días en algo así como un laboratorio de lo posible bajo el paraguas colectivo de la nueva economía.

Una economía al servicio de las personas y del planeta
“El objetivo y el propósito de la nueva economía será servir a las personas y al planeta” … Así arranca la “Carta de Málaga” elaborada por más de 600 líderes de opinión de 50 países, a tiempo para la celebración del Foro de la Nueva Economía, Sociedad e Innovación (NESI), hasta el 22 de abril en la capital de la Costa de Sol.
“Estamos ante a una auténtica Carta Magna que ilustra la fuerza que tienen ya todos estos movimientos que claman por un cambio esencial del modelo económico”, asegura Aniol Esteban, de la New Economics Foundation (NEF), que ha contribuido a la primera puesta en común de las alternativas emergentes…
“La nueva economía que el mundo necesita no está basada solo en la tecnología, sino en los valores”, advierte el manifiesto, que pide ir más allá de la lógica del mercado y construir un modelo económico “integrado en los sistemas sociales y ecológicos” y cimentado en torno a “la justicia, la solidaridad, la igualdad, la autonomía y la colaboración”.

Archivado en: