Reciclar el aceite de cocina

07.09.2012
0 comentarios

Con el aceite doméstico usado, podemos elaborar productos de limpieza para la casa.

FREEDIGITALPHOTOS.NET

El aceite es un alimento delicioso, pero, una vez usado en las frituras, se convierte en un residuo de lo más molesto. Una familia de cuatro miembros genera anualmente entre 18 y 24 litros de aceite usado que suelen acabar en el desagüe. Favorece los atascos de las tuberías en la propia casa, pero lo más grave ocurre en las depuradoras municipales, pues los procesos para separar el aceite del agua son muy costosos. Se dice que un litro de aceite contamina mil litros de agua.

Siendo el aceite un residuo común, muy pocos ayuntamientos españoles han organizado sistemas para su recogida selectiva y posterior reciclaje, a pesar de que éste es sencillo y muy rentable (con un sencillo tratamiento se convierte en biodiésel, más barato y limpio que el gasóleo convencional).

En la mayoría de poblaciones, las personas interesadas en no contaminar están obligadas a desplazarse con su garrafa de aceite usado hasta las plantas de reciclaje. Una alternativa es dirigirse a alguna empresa que se encargue del reciclaje o dejar el aceite en un restaurante donde pasen a recogerlo. Para almacenarlo, podemos utilizar simplemente un recipiente de metal o de cristal con tapa.

Lo ideal sería que hubiera contenedores para el aceite junto a los del papel, el plástico, el cristal y los restos orgánicos. Mientras no exista esta posibilidad, hay varias opciones para el reciclaje doméstico del aceite.

Todo en casa

• Fabricar jabón: La grasa es el ingrediente principal del jabón. Existen recetas caseras muy sencillas para elaborar tanto jabón sólido como gel. Requieren el uso de sosa cáustica, por lo que deben efectuarse al aire libre y con protección de manos, ojos y nariz.

• En el jardín: Se puede, por ejemplo, elaborar un pulverizador-insecticida mezclando 250 ml de aceite, tres o cuatro cucharadas de gel de ducha o jabón líquido natural y 50 ml de agua caliente.

• En el compost: El aceite también puede verterse directamente en pequeñas cantidades y en diferentes puntos sobre la pila de compost. Si se echa demasiado, existe el riesgo de que la deseable descomposición de los restos vegetales se haga más lenta.

• En la propia cocina: Entre los aceites vegetales, el de oliva es el más estable a altas temperaturas, por lo que puede reutilizarse hasta cinco veces para freír, siempre que no haya llegado a humear, huela mal o se haya oscurecido. Las gotas de aceite pueden absorberse con papel de cocina y éste tirarlo a la bolsa de residuos orgánicos.

• Hacer biodiésel: En España todavía no es legal fabricarse uno mismo el combustible para el coche, pero tampoco se conocen casos que hayan acabado en los juzgados. El proceso de transformación del aceite en biodiésel es simple: solo hace falta filtrar las partículas de tamaño superior a 5 micrones. Luego, se mezcla con gasóleo y, si es necesario, con ciertos aditivos.

Artículos Relacionados