Blog de Joaquín Araújo

Naturalista, escritor, periodista, director editorial y fundador de bosques. Su vida está profundamente comprometida con la ecología. Ha trabajado como realizador, guionista, locutor de radio, presentador de series de TV y documentales de cine. Dedica gran parte de su tiempo a las labores agrarias y a la observación y estudio de la naturaleza.

Lobo Joaquín Araújo

Demasiado odio, primario y por tanto manifiestamente incontrolado e incontrolable, pesa más, todavía, en el otro plato de la balanza. Estos aforismos y haiku quieren sumarse a los contrapesos que, algo más emocionalmente sensatos, mantienen una cierta confianza en equilibrar la situación. Convencido estoy de que, algún día, conseguiremos convencer a los enemigos de lo poco salvaje que nos queda, de que los lobos son compatibles con los usos tradicionales del paisaje. Acaso, incluso, de que fuimos capaces de no devorarlo todo. Por eso -y tras escarbar en cien cuadernos- entresaco estos intentos de comprender que alguna vez escribí y que ahora junto, como si de un rebaño de merinas se tratara

 

Arar la tierra

“Yo que soy profesor de la Universidad necesito mucho más de la opinión de las gentes del campo que ellos de las mías”. José Ortega y Gasett 

Ya sé que en la cumbre de París seguramente pocos, o ninguno, se inspirarán en lo que el aire ha inspirado siempre a quienes a veces, solo a veces, nos acordamos de lo esencial. Los territorios de la leve transparencia, tan ofendida hoy, lo son también de los colores y los suspiros los hálitos y la comunicación. Por tanto mucho más de lo que normalmente es tenido en cuenta.

"El verde de los árboles es parte del rojo de mi sangre"

Fernando Pessoa

"Solo por los colores merecería la pena vivir eternamente"

Elías Canetti

Estamos en el año internacional del suelo sin duda la parte más crucial y desconocida de la Natura. Solo por residir allí buena parte del proceso del que dependen casi todas las formas de vida no acuática ya merecería la pena dedicarle algo más de atención. Si sumamos que en el suelo se dan varias de las mayores y más complejas asociaciones de vida del planeta queda todavía más claro que pisamos, como mantuvo Jorge Guillén, tesoros. 

Tan inevitable como incomprendida la fugacidad, sin embargo, resulta esencial para la vida y para lo que consigue que vivamos.  Por desgraciada incomprensión mantenemos pésimas relaciones con ella cuando esa inquina realmente debería estar dirigida a la velocidad artificial que es creación exclusivamente nuestra. No menos contra la invención del tiempo medido a través de relojes. En cualquier caso todo lo relacionado con el instante es y ha sido uno de los temas centrales de la poesía de todos los tiempos y especialmente del haiku japonés. 

Una nueva ley amenaza a nuestros parques nacionales a pesar de ser los espacios más sólidamente protegidos por la ley. No saciados con la privatización de casi todo, ahora se quiere potenciar todavía más el interés privado en territorio de lo público. Necesitamos a estas diseminadas y diminutas islas de vivacidad y sosiego precisamente para que nos contagien ambas descomunales prestaciones. Valgan estos pensamientos, casi todos ellos vividos en tales enclaves, para acompañar al manifiesto "Parques Nacionales en la España del siglo XXI el valor de un símbolo para nuevos tiempos".

Animado por la certeza de que la mejor secuela de la inteligencia humana es la ética. Desolado por la práctica desaparición de la misma en los modelos educativos básicos. Alarmado por el intento de erradicar la vivacidad de la enseñanza primaria... me animo a compartir, una vez más, algunos pensamientos relacionados con lo que deberían ser nuestras consideraciones y conductas básicas a la hora de mejorar las relaciones con el derredor.

Al desastre que supone la tortura y muerte de un toro en la Vega de Tordesillas, venimos oponiendo todo tipo de acciones y no pocas reflexiones. Al colgar un tuit - el primero que podéis leer a continuación - el día antes de tan penoso suceso se me disparó el anhelo de aportar un puñado de mis naturismos sobre lo que podemos considerar una de las piedras angulares de la ética ecológica.   

“Si una parte del todo nos falta, los que quedamos ya no podemos estar seguros.”
                                                                                                                           Séneca

Dispuestos siempre a creernos casi todo, sobre todo las mentiras, y apenas creemos en lo único cierto: la vida.

La indiferencia hacia las diferencias destruye el mejor amparo que nos queda.

Páginas

Suscribirse a RSS - Blog de Joaquín Araújo