¿Una salchicha no puede ser vegana?

Manu Corral. Periodista especializado en salud natural y vida sostenible. Colaborador de la revista Cuerpomente y cofundador de El Correo del Sol

Durante la Grecia clásica, los enfermos acudían a los templos de Asclepio donde dormían en el ábaton con la seguridad de que durante el sueño el dios les revelaría cómo curarse. Espero que también me asista en mis modestas opiniones sobre la salud y la vida.
 

¿Una salchicha no puede ser vegana?

PIXABAY

El mundo al revés. Mientras en España e Italia las ciudades andan haciéndose vegan-friendly a marchas forzadas –con las pioneras Barcelona, Vitoria y Turín a la cabeza–, en la avanzada Alemania quedan ministros carnívoros fieles a los intereses de la gran industria ganadera y alimentaria, que defienden a la carne frente al asalto de los comedores de tofu y germinados.

Christian Schmidt / Wikimedia CommonsEl ministro de Agricultura alemán, Christian Schmidt, ha propuesto que se prohíban aberraciones como la "milanesa vegetariana" o la "salchicha vegana con curry" porque, según él, engañan a los consumidores. Está convencido de que un ávido carnívoro con poco vocabulario –supone que desconoce el significado de las palabras "vegana" y "vegetariana"– puede encontrarse con un desagradable trozo de tofu o de seitán en la boca, trauma del que probablemente no se recuperará.

Para evitarlo, palabras como "carne" y cualquiera otra relacionada con la cultura de matadero, como "salchicha" o "chorizo", debieran prohibirse en los productos que no contienen ni rastro del cuerpo de un animal, según el ministro. Además aprovechó el calentón para pedir a las escuelas que sirvan carne de cerdo, digan lo que digan la OMS y los padres musulmanes. 

BIen mirado, la iniciativa del ministro no está tan mal. Incluso puede ayudar a los veganos a serlo de verdad. Es poco coherente que muchos se empeñen en dar a los alimentos vegetales una forma que recuerde a los de origen animal. ¿Acaso obtienen más placer si envían el mensaje al subconsciente de que están hincando el diente a un trozo de carne? Si es por el sabor, ¿es lógico contradecir los propios gustos? Me gusta la carne, pero no la quiero comer, pero como seitán adobado para que me la recuerde... Es raro.  

Pero si Schmidt se sale con la suya, que se olvide de los tomates corazón de buey.

Etiquetas: 

Añadir nuevo comentario

Normas de uso