¿Adicción al tabaco?

Argentina residente en Barcelona, ejerció por once años la docencia en su país y luego se dedicó varios años a la publicidad. En la actualidad forma parte del Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para España. Escribe artículos que relacionan la espiritualidad con la salud y el bienestar y el mensaje transmite a los lectores una espiritualidad práctica, tratando temas de la salud relacionada a las emociones, la inseguridad, el miedo, la insatisfacción, falta de motivación, entre otros. Esta nueva alternativa ofrece a cada lector la posibilidad de un cambio desde el interior, logrando fortalecer su autoestima, su visión del entorno en que vive, la posibilidad de estar saludable y bien consigo mismo y con los demás.

 

 

 

¿Adicción al tabaco?

Glow Images. "Modelo usado solamente para fines ilustrativos"

“No te das cuenta de lo esclavo que eres del tabaco hasta que un día intentas dejarlo.”

El tabaco es una de las mayores amenazas para la salud y más de 6 millones de personas al año en el mundo mueren por su consumo.

Las personas comienzan a fumar por diferentes razones. Algunos piensan que queda bien. Otros comienzan porque sus familiares o amigos fuman. Las estadísticas muestran que aproximadamente nueve de cada 10 consumidores de tabaco comienzan antes de los 18 años y su consumo está ligado a temas de la búsqueda de la autoafirmación e identidad personal, de agradar a los demás.

El requisito fundamental para dejar de fumar, como sucede con cualquier otra adicción, es querer hacerlo y estar convencido de ello. Adicción significa que una persona no puede controlar su deseo de consumir una droga y la causa puede ser física, psicológica o de ambos tipos. Según muchos expertos, la nicotina que contiene el tabaco es tan adictiva como la cocaína o la heroína.

Pero, la pensadora y escritora Mary Baker Eddy sostiene que: “El apetito depravado por las bebidas alcohólicas, el tabaco, té, café, opio, es destruido sólo por medio del dominio de la Mente sobre el cuerpo”.

Existen varios beneficios inmediatos para la salud al abandonar el hábito de fumar.

Pero ¿qué ocurre cuando aún reconociendo lo perjudicial que es para el organismo, el adicto no lo deja?

Existen recursos de gran ayuda. Los familiares, los amigos y los compañeros de trabajo pueden servir de apoyo. Para tener éxito, realmente debe existir el deseo para dejar de fumar. Tal vez a algunos que estén enfrentando ese problema les vaya bien unirse a terapias  de apoyo, sea de forma presencial u online, tener más actividad o cambiar la rutina, pero en realidad el cambio ocurre con uno mismo, por la convicción del dominio que lo Divino da a cada uno y por la actitud mental renovada.

La buena noticia es que los estudios demuestran que el número de adolescentes que fuman cayó drásticamente. En la actualidad, aproximadamente el 20% de los estudiantes secundarios fuman, lo que significa que cuatro de cada cinco no lo hacen.

Una forma de amarse más, de preservarse y de lograr un mayor nivel de calidad de vida es mejorar los pensamientos, pues ellos se manifiestan en bienestar, dominio y salud.

Es bueno preguntarse: ¿me amo lo suficiente?, ¿cuánto amor estoy expresando a mi mismo con los hábitos que tengo hoy?

Para poder amar a otros se debe comenzar primero a amarse a uno mismo. Cuando uno se ama verdaderamente, no hay espacio para la adicción en la consciencia.

Siéntete amado y podrás empezar tu camino a vencer la tentación al tabaco. Dile no y reconoce que puedes hacerlo.

El sentido profundo del cuidado del Amor divino trae liberación.

María Damiani escribe acerca de la salud y el bienestar desde una perspectiva espiritual y es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en España. Email: spain@compub.org Twitter: @compubespana

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribe un comentario nuevo