Café, bandera del comercio justo

0 comentarios

Justo, ecológico, de tueste natural y variedad “arábiga”, estos son los requisitos del mejor café.

msu.edu

El café es el cultivo más exportado por el conjunto de países pobres. Las economías de Uganda, Burundi, Ruanda, Etiopía y de varios países centroamericanos dependen por completo de las exportaciones de café. Es prácticamente la única fuente estable de ingresos para más de cien millones de personas. 

La vida de esta gente no es fácil. Las cosechas se suceden con parsimonia y regularidad, sin embargo los precios sufren nerviosos altibajos porque el llamado mercado libre manda y los especuladores quieren hacer su agosto cada mes. 

Los pequeños agricultores de los países empobrecidos no llevan bien esta lógica, porque un año ganan lo suficiente para sobrevivir y el siguiente pierden. La situación está peor desde que en 1989 se rompió el acuerdo internacional que controlaba el precio del café y el mercado empezó a regirse por la oferta y la demanda. 

Este mercado está controlado por 20 empresas, 19 de ellas pertenecientes a los países ricos, que se dedican a especular con el café para obtener grandes beneficios. Los productores humildes no pueden resistir las reglas que imponen porque no tienen poder para regatear ni para esperar a que el mercado ofrezca un precio adecuado.

Salida digna

El comercio justo es una salida digna para algunos de ellos, organizados en cooperativas. El café es el producto más importante de los mercados alternativos desde que en 1973 la Fair Trade Organization de los Países Bajos importara el primer saco producido por cooperativas de campesinos guatemaltecos. 

Tres décadas más tarde, la vida de cientos de miles de cafetaleros ha mejorado gracias al éxito de su café en Europa. Muchos consumidores han tomado conciencia de la importancia que tiene elegir un café u otro: cada año se venden en la Unión Europea más de 10 millones. 

La mejor elección

Justo, ecológico, de tueste natural y variedad “arábiga”, estos son los requisitos del mejor café. Sin embargo, el consumo mayoritario en España va en otro sentido: cultivo y comercialización convencionales, torrefacto y variedad “robusta”.

La ventaja del tueste natural es que el café resulta más suave, sabroso y aromático, cualidades que también son superiores en la variedad “arábiga” respecto a la “robusta”. En cambio, la torrefacción (tostado con azúcar) de café “robusta” proporciona un café más cargado, con más cafeína, más sustancias irritantes, y más amargo.

Otra opción es la infusión de café verde, sin tostar. Este tipo de café no es tan aromático pero conserva el ácido cloragénico que posee propiedades antiinflamatorias y antioxidantes y que desaparece con el tueste o la torrefacción. Se le atribuyen cualidades depurativas. 

Selección de cafés

Café Forte. Una mezcla muy especial, que incluye cafés arábiga de Centro América y Robusta de Tanzania. Tiene un cuerpo fuerte, es notable en boca y persistente. Distribuye: Alternativa3

Café de Nicaragua, molido natural. 100% arábiga, lavado suave, tueste natural y envasado al vacío. Resulta digestivo y contiene poca cafeína (25 mg/taza: apenas el doble que un descafeinado). Cultivado bajo sombra de la floresta original, en parcelas de montaña a altitudes que rondan los 1500 m. Distribuidor: Espanica

 

Café Tierra Madre. El primer café de comercio justo y con perspectiva de género, pues es cultivado por mujeres propietarias de su tierra que forman parte de la cooperativa Aldea Global, de Nicaragua. Aroma arábiga. Distribuidor: Intermón Oxfam. 

Highland. Excelente café 100% arábica cultivado biológicamente, sin abonos ni plaguicidas químicos. Elaborado a partir de granos de café de Bolivia, Perú, Ecuador y Nicaragua. Distribuidor: Intermon Oxfam.

 

¿Has probado algún café de comercio justo y ecológico que merezca aparecer en este artículo?