Reciclaje

Somos lo que desechamos

Reducir, reusar y reciclar debiera ser el objetivo de todos, como ya lo es de un buen número de ciudadanos y de activistas que han emprendido el camino hacia los ‘cero residuos’.

Por: 
Carlos Fresneda
Media: 
Annie Leonard en el Centro Ecológico de Berkeley. / ISAAC HERNÁNDEZ

Annie Leonard tiene un vicio más bien sucio, pero absolutamente confesable: hurgar en los cubos de la basura... “Es una de mis actividades favoritas cuando viajo. Me gusta ver lo que tira la gente: no conozco una manera mejor de conocer una familia, una comunidad, un país... Deberíamos mirar más en nuestros propios cubos, y darnos cuenta de que muy poco de lo que tiramos es realmente desechable.”

Sigamos, pues, el consejo de la sagaz directora y autora de La historia de las cosas (que ahora nos llega en forma de libro, editado por el Fondo de Cultura Económica) y hagamos un sano ejercicio de autocrítica. O contratemos por un par de horas a un auditor casero de basura como los que ya existen en Estados Unidos.

Más información en la red


En la web de The Story of Stuff Project http://www.storyofstuff.org, aparte de todo tipo de información sobre el proyecto, se pueden ver y descargar los documentales dirigidos por Annie Leonard de la serie “La historia de las cosas”. El proyecto tiene una página muy activa en Facebook http://www.facebook.com/storyofstuff y también cuenta en Twitter http://twitter.com/storyofstuff.

Tengamos en cualquier caso el valor de mirarnos al espejo de todo lo que desechamos a diario: mondas de fruta y verdura, restos de comida cocinada, envases de plástico, servilletas de papel, trapos sucios...

Nos esforzamos en reciclar, pero no es suficiente. El cubo se llena sin remedio. Unas veces por desidia, otras por comodidad. Probamos con la compostera, pero es difícil mantener a raya los olores. Lo del papel y el vidrio lo tenemos solucionado. Nos esforzamos en separar todo lo que podemos, aunque la bolsa se llena inevitablemente. Seis kilos de basura doméstica por una familia media de cuatro personas. Unos 575 kilos al año por cabeza si vivimos en España, 760 si estamos en Estados Unidos...

“Y, aun así, hay una verdad fundamental que vale en todo el planeta”, seguimos con Annie Leonard. “Lo que llamamos desechos son sobre todo recursos. Así, revueltos, no sirven para nada. Acabamos enterrándolos en un vertedero o, lo que es peor, quemándolos en una incineradora. Si los separamos, podremos volver a usarlos como papel, como metal, como vidrio, como compost para fertilizar la tierra. Por eso es tan importante conocer nuestra basura y meter la mano en ella para ver cuánto podemos reutilizar. ¡Es una tarea fascinante!” 

A sus 46 años y con un documental de apenas 20 minutos, Annie Leonard ha golpeado las conciencias de millones de ciudadanos en todo el planeta. La historia de las cosas es un auténtico viaje al fondo de la Tierra (y a todo lo que los humanos estamos haciendo con ella), de la mano de esta infatigable activista y comunicadora, que se ha pasado media vida buceando en el cuarto trastero de la sociedad de consumo.

“Soy ambivalente sobre el reciclaje. Lo amo y lo odio... Si reciclamos, quiere decir que tiramos menos cosas y que usamos menos cosas. Pero el problema está cuando la gente piensa que reciclar es la solución. Y no es así: reciclar es el último recurso. Tenemos que respetar el mantra por riguroso orden: reducir, reusar, reciclar.” 

Aunque ya de pequeña se preguntaba por esa invisible conexión entre la de-saparición del bosque y la expansión de los centros comerciales en su Seattle natal, su verdadera iluminación ocurrió en el vertedero de Fresh Kills, que durante medio siglo digirió más de 11.000 toneladas diarias de basura en Nueva York. 

“Cuando lo cerraron en el 2001, la montaña de desechos era 25 veces más alta que la estatua de la Libertad”, recuerda Annie. “Aquella visión impactante me dio mucho que pensar. ¿Quién puede haber concebido este sistema tan monstruoso? ¿Cómo permitimos que esto siga ocurriendo? Yo misma no acababa de entenderlo: tardé veinte años en hacer la conexión.”

Su experiencia en Bangladesh, India y Haití fue vital para acabar de atar los cabos sueltos del sistema. Annie Leonard se remonta a los estragos de la extracción: de las deforestaciones masivas en el Amazonas o en Indonesia a la decapitación de las montañas Apalaches o las arenas de alquitrán de Alberta. Como ocurre con los desechos, el sistema tiene la virtud de esconder las consecuencias de lo que consumimos desde el lugar de origen, casi siempre remoto, casi siempre a expensas de la explotación laboral, la corrupción política y el deterioro ecológico.

Páginas

Añadir nuevo comentario

Normas de uso

Artículos Relacionados

Reciclaje artístico
Por
El Correo del Sol

El 1 y el 2 de julio se celebrará en Barcelona la 3ª Maratón Drap Art, Recycling Maker Festival, destinada a promover el reciclaje creativo.

Los artistas y creadores interesados en participar en el evento deben inscribirse antes del 1 de junio. 

Reciclaje
Por
El Correo del Sol

La compra de segunda mano refleja las tres “R” que definen la manera de vivir ecológica: Reducir, Reciclar, Reutilizar.

La ética y la estética de lo usado son valores que debemos reivindicar. 

Consumo
Por
El Correo del Sol

La tinta de impresora es uno de los líquidos más caros del mundo, a 4.000 euros el litro.

Kits de recarga y cartuchos reciclados son opciones más baratas que los originales.

Empresa destacada

Valoración:
4.666665
Dirección:
Ctra. Les Tries 10, 2n 2a
17800 Olot , Girona
España
Girona ES
Teléfono: 972 26 81 68

Homeopatia Unicista Energètica. Adults I Nens. Bloquejos vacunals.