Cómo sacarle el "jugo" a los neumáticos

1 comentarios

Los residuos son recursos, como lo demuestran estas empresas que reciclan neumáticos, colchones o botellas para hacer skateboards.

La nueva era de la economía circular está llena de buenas ideas para no desperdiciar nada.

Martijn Lopes Cardozo, al frente de la empresa recicladora de neumáticos Black Bear Carbon.

En Nederweert, a tiro de piedra de Amsterdam, han logrado algo así como la "reinvención" de la rueda. Mientras nosotros seguimos quemando neumáticos, en la planta de Black Bear Carbon le sacan todo el "jugo" y practican lo que se llama el "upcycling"... No les basta con triturar el caucho y usar el granulado en los parques, en las pistas deportivas o en las suelas de los zapatos. También se puede extraer de ellos el valioso "negro de humo", un producto indispensable como pigmento, reforzante o agente conductor en los procesos industriales.

Martijn Lopes Cardozo, con la experiencia y el impulso de varias "start ups", echó cuentas y se dio cuenta de que ahí había un tremenda oportunidad de negocio: "Todos los años se desechan en el mundo 13,5 millones de toneladas de neumáticos, que equivalen a 4,5 millones de toneladas negro de humo, que valdrían más o menos 4.500 millones de euros si fuéramos capaces de recuperarlas...".

Y eso por no hablar del gran alivio que supondría para el planeta, pues el "negro de humo" (también conocido de "negro de carbón") se consigue a partir de los combustibles fósiles, "en forma de pellets, con un proceso altamente contaminante y con un uso muy intensivo de los recursos".

Martjin Lopes posa con orgullo ante las montañas de neumáticos que esperan ser procesados para lograr esta especie de "oro negro", gracias a un proceso de termólisis. A razón de 1.400 kilos de neumáticos por hora, en tres turnos diarios, la planta de Black Bear Carbon lleva a la máxima expresión el concepto de economía circular:que alimentan un proceso de regeneración constante. En el fondo se trata de imitar los flujos de la naturaleza, donde todo se aprovecha.

"Cada planta de este tipo no solo evita que 33.000 kilos de neumáticos acaben todos los días en los vertederos", explica Martjin. "Al mismo tiempo, estamos reduciendo las mismas emisiones de CO2 que podrían absorber un millón de árboles. Y con la cantidad de neumáticos que se desechan, existe el potencial para poder crear hasta 800 en todo el mundo".

También con colchones y vaqueros

En Lelystad, entre tanto, le han dado una nueva vuelta de tuerca a la economía circular con Retour Matras, pionera del reciclaje industrial de colchones, con máquinas especializadas en la separación y recuperación de las piezas metálicas y el reciclaje la gomaespuma y los productos de relleno como aislante para la construcción.

La industria textil (la segunda más contaminante del planeta, después de la industria petrolera) se ha subido a la nueva ecuación productiva con Mud Jeans, pionera del "alquiler" de vaqueros. "La gente nos decía que estábamos locos cuando empezamos", admite el fundador, Bert Van Son. "Pero ya tenemos más de 3.000 clientes abonados que pagan 7,5 euros al mes por sus vaqueros y al final del año deciden si nos los devuelven. Así recuperamos el material que podemos reciclar y mezclar con el algodón orgánico, un material con un alto coste ecológico y cada vez más difícil de conseguir".

La circularidad es la nueva sostenibilidad, aplicada a terrenos tan diversos como la tecnología con el popular Fairphone (el teléfono móvil modular diseñado para la longevidad y la fácil reparación) o la producción de papel con Stone Paper (fabricado con piedra caliza y resinas). Lune, fabricante de cubos reciclados y recicables para todo tipo de residuos, o Wasteboard, las tablas de skateboard hechas con botellas de plástico prensadas, son otros dos ejemplos de la imaginación puesta al servicio de la economía circular.

Archivado en: 

Páginas